monocero, DobleCapa y Víctor Herrero en Moby Dick

El movimiento se demuestra andando. Lo decía Diógenes, a quien extrañamente se le ha atribuído el nombre de un sídrome que se caracteriza por la acumulación material, cuando el filósofo griego predicaba justo lo contrario. Andando. Rodando. Tocando. Los grupos crecen más cuanto más le dan a lo suyo sobre el escenario. A no ser que seas Steely Dan en su segunda época, o los Beatles al final de su carrera, el directo es el elemento que sustancia, que da vida tangible, a las composiciones. Es la pieza que te une a tu público, y la excusa perfecta para crecer. Eso lo saben muy bien DobleCapa: sin disco en el mercado, con un único tema en su bandcamp, habrán dado más de 50 conciertos por el estado en los últimos dos años, ya tienen previsto salir a tocar a Francia en abril, mayo plagado de fechas fuera de casa e incluso un viaje programado para interpretar sus temas en las Islas Afortunadas.

Quizá es justo eso lo que más les hace falta a monocero. Sus temas, en disco pero principalmente en directo, son brutales. Su interpretación sobre las tablas es, a la par, fina y desgarradora. Son un compendio de influencias, todas muy bien traídas, cuyo resultado en vivo ciertamente compensado y altamente disfrutable. En definitiva, son el grupo que no conviene perderse si vienen a tu ciudad… y ahí está quizá el handicap. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina? ¿Viene poca gente a sus conciertos porque tocan poco, o tocan poco porque viene poca gente a sus conciertos?. La verdad que ayer la oportunidad era perfecta: Moby Dick, una de las salas con mejor sonido de Madrid, sin una excesiva competencia en la capital, con medio Madrid avisado, pero con la mayoría escogiendo otros destinos. ¿El motivo? Me decía un colega que la gente no arriesga. Quizá sea eso, y servidor es igualmente culpable de ello. No obstante, solo espero que monocero toquen más, mucho más, por todos sitios, y encuentren su buen sitio, porque estoy convencido que les está esperando.

Sobre las otras dos bandas, poco puedo decir de DobleCapa que no haya dicho ya, brutal directo y disfrute máximo, y Víctor Herrero, un aperitivo interesante demostrando que con un solo instrumento puede hacerse uno un viaje psicodélico de los buenos. Y aquí las fotos de la noche. Que vengan muchas más

Víctor Herrero

Víctor Herrero en Moby Dick por Mariano Regidor
Víctor Herrero en Moby Dick por Mariano Regidor

Víctor Herrero en Moby Dick por Mariano Regidor

DobleCapa

DobleCapa en Moby Dick por Mariano Regidor DobleCapa en Moby Dick por Mariano Regidor DobleCapa en Moby Dick por Mariano Regidor DobleCapa en Moby Dick por Mariano Regidor DobleCapa en Moby Dick por Mariano Regidor DobleCapa en Moby Dick por Mariano Regidor DobleCapa en Moby Dick por Mariano Regidor

monocero

monocero en Moby Dick por Mariano Regidor monocero en Moby Dick por Mariano Regidor monocero en Moby Dick por Mariano Regidor monocero en Moby Dick por Mariano Regidor monocero en Moby Dick por Mariano Regidor monocero en Moby Dick por Mariano Regidor

Y si, este de la última foto es el mismísimo Rafa Jaramillo, quien compartiese aventuras con Meta (bajista de monocero y nudozurdo) en doss, uno de mis grupos preferidos de siempre, y que también fue el vocalista de Psilicon Flesh y que, además, es un diseñador de categoría, habiendo sido el encargado del excelente diseño del vinilo de monocero. Astonishing

Artículos relacionados: