Haciendo un poco de dinero: mi experiencia con la fotografía micro-stock

La fotografía micro-stock llegó a mi hace unos años, en esos momentos que supongo tienen todos los fotógrafos que tratan de hacer carrera de esta profesión en donde no saben muy bien qué timbre tocar. Al menos yo tuve esa época, por lo que me propuse rebuscar entre mi portafolio lo más presentable que tuviese para subir a las principales plataformas de este tipo y ahora, unos cuantos años después, os puedo contar mi experiencia. Pero primero lo primero…

¿Qué es la fotografía micro-stock?

No es ningún tipo de disciplina fotográfica ciertamente, es solo la manera en la que tus derechos sobre la imagen se venden a terceros. Tradicionalmente existían los stocks fotográficos destinados a empresas o prensa principalmente, pero con la popularización de internet, la imagen fotográfica ha crecido exponencialmente en demanda y fue a principios de este milenio cuando empezaron a aparecer estos portales de micro-stock. En el fondo es una especie de stock fotográfico low cost participado por casi cualquier persona que tenga la capacidad de hacer unas fotografías, y la paciencia de organizarlas en la manera que cada portal requiere, y que permite a las pequeñas empresas el acceso a un gran catálogo fotográfico por una cantidad monetaria razonable. Básicamente, tú haces las fotos, ellos las venden, y os repartís el dinero en un porcentaje que cae mucho del lado del vendedor pero… ¿habrías vendido tú esa fotografía de otra manera? Esa es la clave seguramente de todo esto

¿Cómo funciona el micro-stock?

La cosa es muy sencilla. Te registras en los portales que tú quieras, y luego sigues las instrucciones de cada uno de ellos para categorizar, etiquetar, nombrar, etc cada imagen antes de subirla a la web. Ellos validan el contenido que has subido y, si has hecho todo correctamente, publicarán tus fotografías. A partir de aquí, según las etiquetas que hayas elegido y la calidad y temática de tu imágen, esta irá posicionándose en la zona de los usuarios que buscan imágenes para comprar. Cada vez que un usuario compre una foto tuya, y dependiendo de qué tipo de licencia haya comprado, se te pagará una parte de los “royalties” que ha generado esa imagen. ¿Fácil, verdad? Una cosa, si queréis empezar en esto del micro-stock, estaría muy agradecido que uséis este enlace para registraros en shutterstock. En la práctica es igual que registrarse desde otro enlace para vosotros, pero yo genero una pequeña comisión (que no sale de la vuestra) de cada venta que hagáis. Gracias 🙂

Por lo general no hay exclusividad. Puedes subir la misma foto a todos los portales que quieras, a no ser que firmes algún contrato de exclusividad por el que te dan mayores comisiones, pero para que pase eso primero tienes que demostrar a los portales que tus fotos se venden mucho y bien…

Mi experiencia en los portales de micro-stock

Aquí no voy a desvelaros los secretos para triunfar en la fotografía de micro-stock. No lo voy a hacer porque creo en verdad que el único secreto es el de ser constante y entregar un trabajo continuo y de calidad, con las temáticas que más pueden interesar a las empresas / publicistas etc. Firmemente creo que si te dedicas a producir imagen pensada para el micro-stock, puedes hacer de ello una forma de vida. Pero ese no ha sido mi caso. Como os decía antes, solamente revisé mi portfolio en busca de imágenes aceptables para estos servicios y las preparé y subí a los mismos: un trabajo que no me llevó más de dos o tres días y que, a día de hoy, sigue dando constantemente un pequeño ingreso mensual.

Actualmente tengo mis fotografías en dos portales: istock (aunque ahora están en proceso de transformación, todo un poco extraño) y en shutterstock. Son seguramente las dos más famosas. Aquí podéis ver mi portfolio en istock, y aquí mi portfolio en shutterstock. Como podéis ver, mis fotos son un poco, como os decía, lo “rescatable”: viajes, arquitectura, algo de música, algo de foto de alimentos… En el de shutterstock tengo incluso algunas fotos de “licencia editorial” (son licencias limitadas, más restrictivas) de algún concierto en el que he estado. En total tengo en cada perfil menos de 100 imágenes, y casi todas son las mismas las de un sitio y el otro.

La pregunta del millón: ¿cuánto estoy ganando con estas fotografías? Pues bien, teniendo en cuenta que el trabajo, como decía, no está pensado específicamente para micro-stock, que este me llevó un par de días completarlo y que no he actualizado los portfolios en estos cuatro años (algo importante ya que una de las formas de búsqueda es por “más reciente”), creo que no está mal si digo que saco todos los años unos 200 euros por portal. Me voy a volver loco y voy a extrapolar datos. Si todas las semanas hubiese subido, pongamos, 30 fotografías, ahora tendría en lugar de 100 unas 1600, y siguiendo con esta suposición, si por 100 imágenes ingreso 400 euros al año, por 1600 serían 6400 euros todos los años, y eso sin pensar que mis fotografías son un tanto “aleatorias”, calculo que mínimo una foto más orientada al micro-stock (gente comprando, gente haciendo deporte, gente tomando algo, niños con padres, gente mayor, gente con tecnología, gente con aspecto de directivo…) se debe vender entre 3 y 5 veces más que una “genérica” de las mías, por lo que bien podríamos estar hablando de unos ingresos recurrentes de entre 20.000 y 30.000 euros anuales (aunque dejemos de subir imágenes de ese momento en adelante)… no está mal ¿no?

Algunos consejos finales

  • Alejaos de istock. Han empezado a pagar 2 céntimos por foto y está toda la comunidad del tema micro-stock flipándolo. En cuanto tenga un rato creo que borraré mi portafolio
  • No os frustreis a las primeras de cambio. Hay programas que os ayudarán a preparar las fotos, incluso os permitirán subirlas en lote, como Deepmeta para istock, o Prostockmaster para el etiquetado. Cada portal tiene sus pequeños requisitos… un poco de paciencia si hará falta hasta entender cómo funciona
  • Tratad de pensar en las fotos que hacen falta en los stocks y para las empresas y diseñadores. En los mismos portales hay guías e incluso se habla de las tendencias que hay para cada temporada. Fotos con alusión a festividades y a nacionalidades suelen ser también muy demandadas
  • Si os registráis en shutterstock, hacedlo desde aquí. Si, ya sé que lo he dicho antes, pero por si acaso 🙂

Finalmente, si esta es una manera adicional de obtener ingresos que, de otra manera, no podríamos tener, siempre es una opción a estudiar. En mi caso tengo alguna fotografía que ha acumulado ya 100 euros de ingresos que si no hubiera sido por subir a estos portales, seguiría cogiendo polvo virtual en mis discos duros… ¡nunca está de más estudiar todas las vías!

Artículos relacionados: