Fotografias Hot Snakes + No More Lies en Moby Dick

Último concierto del año para servidor, después de truncarse mi presencia en el que habría sido el mejor fin de fiesta posible, Joan Colomo y Esperit en la fiesta de Musicazul. Pero no anduvo a la zaga este gran concierto que nos ofrecieron los siempre efectivos y tremendamente enérgicos No More Lies, y una de esas bandas americanas de culto que han estado esquivando nuestro país: Hot Snakes. Aquí una parte del reportaje que realicé en un trabajo para Mondosonoro, que publicó una de las fotos de Hot Snakes en su edición online en www.mondosonoro.com

No More Lies en Moby Dick por Mariano Regidor

Santi Garcia y Max de No More Lies dándolo todo en Madrid

No More Lies en Moby Dick por Mariano Regidor No More Lies en Moby Dick por Mariano Regidor
Hot Snakes en Moby Dick por Mariano Regidor

Rick Froberg de Hot Snakes atacando Suicide Invoice

Hot Snakes en Moby Dick por Mariano Regidor Hot Snakes en Moby Dick por Mariano Regidor Hot Snakes en Moby Dick por Mariano Regidor

Me he propuesto en este blog de fotografía musical aspectos técnicos de la fotografía de conciertos. Estos aspectos siempre están condicionados por la luz, pues la fotografía no es nada más que capturar la luz en la manera en la que deseamos para conseguir una imagen estática con una finalidad (ya sea artística, documental, etc). No puedo dejar pasar por alto pues comentar de nuevo la pésima iluminación que durante todo el concierto de No More Lies hubo en Moby Dick. El técnico de luces hace un flaco favor al público al apuntar constantemente luces de gran potencia contra sus ojos. Fue casi imposible alzar la vista para mirar cómo los catalanes interpretaban su repertorio, más allá de la valoración subjetiva de si la luz era bonita, adecuada para la fotografía o para el espectáculo visual, de manera objetiva cabe subrayar que es totalmente absurdo iluminar más al público que a la banda, y sobre todo apuntar con las luces directamente al ojo. A parte, ese “efecto verbena” constante, esa escasa variación en la iluminación (usando el mismo color para el fondo y la banda casi el 100% del tiempo) y el uso abusivo de colores puros (o solo rojo, o solo azul) profundamente saturados, hace que Moby Dick, siendo una de las mejores salas de Madrid, continúe siendo una de las que peor iluminan los conciertos (y eso que el equipo de iluminación es relativamente nuevo y con posibilidades). Dicho esto, comentar que en Hot Snakes, tras instrucciones al respecto de la propia banda, la cosa cambió bastante para bien. Una pena

Artículos relacionados: